Tomar agua para adelgazar

Tomar agua para adelgazarPara el control de peso, el agua es excelente, porque produce saciedad o sensación de llenura, lo que facilita el control de las comidas, especialmente si se toma antes de comer. No adelgaza, pero nada mejor que eliminar agua en la orina, porque favorece la salida de los productos de desecho, especialmente de nitrógeno.

Se puede beber antes de las comidas, entre un bocado y otro para ayudar a la masticación y al transporte de los alimentos y al final de la comida. Tampoco existe evidencia científica que demuestre que “engorda”, como creen muchas personas. El aumento de peso depende de los hábitos.

Lo más importante es tomar agua y tener una rutina para volverla un hábito. Una recomendación es tomar agua al levantarse, treinta minutos antes de las comidas, e iniciar con tres o cuatros vasos y aumentar la cantidad cada día.

El arte de preparar la lonchera

El arte de preparar la loncheraEn la edad escolar, es fundamental dar mucha atención a la alimentación, porque de ella depende la energía que los niños requieren para todo el día y para el desarrollo del cerebro. 

 Es entonces importante, tener en cuenta:

  • Suministrar los alimentos en gran variedad y al menos 5 veces al día, los cuales se pueden lograr con comidas variadas, jugando con los diferentes tipos de platos, olores, sabores, colores y consistencias.
  • Estimular el consumo de vegetales como verduras y frutas; cereales como pan, arroz y granola; así mismo leguminosas como lentejas y frijoles entre otros.
  • Reducir el consumo de alimentos dulces (máximo 2-3/semana) como: pasteles, arequipe, bombones, helados, confites, con el fin de evitar dependencia futura del “sabor dulce”, que favorecerá un déficit nutricional y el riesgo de exceso de peso.  Así mismo, limite comidas altas en grasa como papitas, maduritos, aderezos de mayonesa, salchichas fritas, entre otros.

Continuar leyendo

La alimentación, el sobrepeso y la obesidad

La alimentacion el sobrepeso y la obesidad minCuando una persona visita el consultorio de un nutricionista dietista lo más común es que esté interesada en bajar de peso; muy pocos lo hacen por mejorar los hábitos alimentarios y sólo algunos, quieren aumentar de peso. Sin embargo, existe un grupo que está preocupado por la obesidad, la hipertensión, la diabetes o porque tiene que bajar el colesterol, todos ellos buscan al dietista, la mayoría de las veces, porque el médico le recomendó hacer dieta para mejorar su condición de salud.

El principal problema está, finalmente, relacionado con la alimentación por exceso, que genera gran cantidad de calorías y grasas que contribuyen a aumentar el peso y a desarrollar enfermedades crónicas de tipo alimentario-nutricional. En este grupo están la diabetes, la hipertensión, el cáncer, la obesidad y la enfermedad cardiovascular, en las cuales la alimentación es el factor condicionante principal. Pero también los factores culturales, ambientales y sociales, así como los endocrinos, los psicológicos y el sedentarismo tienen alguna participación.

Continuar leyendo

Alimentarse bien, puro equilibrio

Omitir el desayuno minComer no es solo necesario, también es una acción que genera placer: ese alfajor que se deshace en la boca cuando la galleta toca la lengua y el paladar y de pronto aparece el arequipe para completar el sabor.

No está mal el alfajor, sino el comerse cada uno de los que hay en la caja en una sola sentada, como dice el dicho.

Alimentarse bien pasa por el equilibrio. No se trata de restringir o quitar. Magnolia Escobar Castrillón, nutricionista, dietista y magíster en Salud Pública, señala que es importante llevar una alimentación que tenga todos los grupos de alimentos.

Continuar leyendo

El pescado: un regalo para la salud

El pescado un regalo para la salud minCuando una persona quiere consumir alimentos ricos en proteínas puede elegir entre la carne y el pescado. En ambos, la proteína es de alto valor biológico porque contiene los ocho aminoácidos esenciales que requiere el organismo para formar y reparar tejidos. La diferencia está en el tipo de grasa. En las carnes de res, cerdo y pollo, predomina la grasa saturada que el cuerpo humano necesita en poca cantidad, pero en exceso, aumentan el colesterol malo (LDL) y elevan el riesgo cardiovascular. 

En el pescado la grasa es insaturada, del tipo omega-3. Ésta es la noticia buena de la grasa del pescado porque en investigaciones científicas se ha demostrado su papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares, al disminuir niveles de colesterol y triglicéridos, evitar la formación de coágulos en la sangre, dar flexibilidad a las arterias y reducir la presión sanguínea. Sin embargo, existe una diferencia en el contenido de grasa según el tipo de pescado, blanco o azul. Son ejemplo de peces blancos la merluza, el bacalao, el congrio, pargo y el róbalo.  Entre los azules están el atún, salmón, sierra, arenque, sardinas, anchoas y la trucha.

Continuar leyendo

Síguenos en Facebook

Agenda una cita

TelefonoPBX: 444 5700 - Tel.: 3172533
Celular312 767 55 81
MapaTorre Médica el Tesoro, consultorio 1228
Medellín - Colombia
 
Escribenos