El pescado: un regalo para la salud

El pescado un regalo para la salud minCuando una persona quiere consumir alimentos ricos en proteínas puede elegir entre la carne y el pescado. En ambos, la proteína es de alto valor biológico porque contiene los ocho aminoácidos esenciales que requiere el organismo para formar y reparar tejidos. La diferencia está en el tipo de grasa. En las carnes de res, cerdo y pollo, predomina la grasa saturada que el cuerpo humano necesita en poca cantidad, pero en exceso, aumentan el colesterol malo (LDL) y elevan el riesgo cardiovascular. 

En el pescado la grasa es insaturada, del tipo omega-3. Ésta es la noticia buena de la grasa del pescado porque en investigaciones científicas se ha demostrado su papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares, al disminuir niveles de colesterol y triglicéridos, evitar la formación de coágulos en la sangre, dar flexibilidad a las arterias y reducir la presión sanguínea. Sin embargo, existe una diferencia en el contenido de grasa según el tipo de pescado, blanco o azul. Son ejemplo de peces blancos la merluza, el bacalao, el congrio, pargo y el róbalo.  Entre los azules están el atún, salmón, sierra, arenque, sardinas, anchoas y la trucha.

La gran diferencia entre los pescados blancos y los azules está en la cantidad de grasa. El máximo beneficio cardiovascular se consigue con el pescado azul, el cual navega en aguas muy frías y profundas, por lo que desarrollan mayor cantidad del tipo de grasa rica en omega-3, que es benéfica en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Pero si el objetivo es evitar el sobrepeso y la obesidad, el pescado blanco sería mejor porque contiene menos grasa.

Existen múltiples estudios y pruebas que demuestran que las grasas omega-3, características del pescado azul, son un auténtico regalo para la salud, especialmente la cardiovascular. En los años 80s se descubrió que los consumidores habituales de pescado, tienen un riesgo de morir por una enfermedad cardiaca, un 60% más bajo, que las personas que casi nunca comen pescado. Estudios epidemiológicos en la población esquimal en 1982, comprobaron que la baja frecuencia de infartos y enfermedades cardiovasculares, estaba estrechamente relacionada con su alimentación rica en grasa animal marina, que contiene gran cantidad de omega-3.

Otros beneficios del pescado son el aporte de vitaminas liposolubles, entre las que se destacan la vitamina A y D y en menor proporción la vitamina E.  Es, además, un alimento fácil de digerir debido a sus proteínas poco fibrosas y a su bajo contenido de colágeno, si se compara con el que tiene la carne.

El consumo de pescado está avalado por diferentes organismos de salud. Es así como en las recomendaciones nutricionales para la prevención y tratamiento de la enfermedad cardiovascular, la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como la Asociación Americana del Corazón, la Sociedad Europea de Cancerología y la Sociedad Colombiana de Cardiología, promueven el consumo de pescado, mínimo dos veces a la semana. Pero para las personas que han sufrido una enfermedad cardiovascular, se justifica consumirlo diariamente. Sin embargo, en Colombia su consumo es bajo. Según el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cada colombiano ingiere 4.5 Kilos, en promedio, de pescado al año, mientras que el promedio mundial es de 20 Kilos.

En éste contexto es evidente que consumir pescado representa un gran regalo para la salud, especialmente la cardiovascular. Sin duda la mayor responsabilidad es individual, pues cada persona decide adoptar comportamientos protectores frente a la alimentación para tener buena calidad de vida.

Magnolia Escobar Castrillón. Nutricionista Dietista MSP.

Síguenos en Facebook

Agenda una cita

TelefonoPBX: 444 5700 - Tel.: 3172533
Celular312 767 55 81
MapaTorre Médica el Tesoro, consultorio 1228
Medellín - Colombia
 
Escribenos