Disfrutar de las fiestas, sin recuperar el peso

Disfrutar de las fiestas sin recuperar el peso minLas reuniones sociales, las invitaciones a festejar con un almuerzo o cena y en general, cualquier celebración que gire alrededor de la comida, generan un conflicto entre quienes están en un programa de reducción de peso.

Pero comer es uno de los placeres en las fiestas y por el hecho de estar a dieta, no significa que hay que evitar las celebraciones o “resignarse” a ganar o recuperar algunas libras.

Ningún alimento es mejor que otro, y por eso los que sirven en las fiestas también pueden hacer parte del plan de alimentación para adelgazar. Sólo hay que ser conscientes de lo que se debe consumir y tener presente que el secreto es moderación y balance.

A continuación, se presentan algunas ideas que pueden contribuir a mantener el peso, aún en las reuniones sociales.

  • Ser realista ante el hecho de que durante las fiestas no se puede perder peso, pero sí esforzarse en mantener los kilos que había disminuido.
  • Equilibrar el consumo de alimentos durante el día para poder disfrutar de los alimentos que servirán en la cena.
  • Evaluar el hambre que se siente antes de las fiestas, con el fin de comer un refrigerio antes de salir. Puede ser una fruta o yogur, pues sentir hambre puede sabotear la fuerza de voluntad.
  • Socializar durante la fiesta, saludar a los amigos, tomar alguna bebida “light” o un licor, preferiblemente mezclado con agua, de tal manera que se pueda disfrutar a la vez que se podría comer menos, en el momento de servir la comida.
  • Pedir agua mineral con limón en vez de vino o cualquier bebida alcohólica. El agua no tiene calorías y controla la ansiedad de comer.
  • Ser selectivo cuando el menú es tipo buffet. Escoger preparaciones “novedosas” de carne, en poca cantidad, y servir verduras o vegetales cocidos en porciones mayores. No es recomendable servir todas las variedades de carne, arroz, papas, panes, entre otros, pues la idea no es compensar la reducción que se hizo durante el día.
  • Olvida frases como “todo o nada”, “estoy pecando”, “hay que aprovechar”, “mañana me cuido. Estos pensamientos pueden motivar a comer más o tener sentimientos de culpa, lo cual no hace parte de una estrategia saludable.
  • Recordar que al día siguiente de la fiesta, también se deben hacer ajustes a la dieta para compensar algún exceso.
  • Tener presente que disfrutar de los alimentos en una reunión familiar o de amigos, no requiere dejar los hábitos alimentarios saludables. Sólo hay que tener compromiso y ser consciente que querer es poder.

Finalmente, es de agregar que cuando se inicia un programa de control de peso, es común hacerse promesas que se interrumpen con frecuencia. Adelgazar es un proceso, los kilos no se adquieren de la noche a la mañana; por lo tanto, no se puede pretender reducirlos en una semana.

Cuidado con las dietas de moda que prometen pérdidas espectaculares en pocos días; es mejor adoptar un plan de alimentación y hábitos alimentarios que se puedan mantener durante todo el año y el resto de la vida.

Síguenos en Facebook

Agenda una cita

TelefonoPBX: 444 5700 - Tel.: 3172533
Celular312 767 55 81
MapaTorre Médica el Tesoro, consultorio 1228
Medellín - Colombia
 
Escribenos