Alimentarse bien, puro equilibrio

Omitir el desayuno minComer no es solo necesario, también es una acción que genera placer: ese alfajor que se deshace en la boca cuando la galleta toca la lengua y el paladar y de pronto aparece el arequipe para completar el sabor.

No está mal el alfajor, sino el comerse cada uno de los que hay en la caja en una sola sentada, como dice el dicho.

Alimentarse bien pasa por el equilibrio. No se trata de restringir o quitar. Magnolia Escobar Castrillón, nutricionista, dietista y magíster en Salud Pública, señala que es importante llevar una alimentación que tenga todos los grupos de alimentos.

¿Qué hay que tener en cuenta? Cinco consejos para la vida cotidiana. Tenga claro que hay requerimientos específicos.

No omita comidas y menos el desayuno

Algunas personas quitan de su dieta el desayuno o la comida, y es un error que altera el metabolismo. La doctora Magnolia dice que hacerlo es violentar una sana alimentación. El desayuno es fundamental, en tanto el cuerpo viene de un ayuno muy largo, así que debe hacerse entre 45 minutos y una hora después de levantarse. “Es el despertador y le da la energía al cuerpo para que se active el metabolismo, y así evitamos la hipoglicemia o la gastritis”.

Un café o un yogur no son suficientes para empezar el día.

Medir las porciones es fundamental

Equilibrar las porciones es el punto a tener en cuenta. Susana Montoya, nutricionista y dietista, magíster en nutrición humana, explica que se habla de un plato saludable cuando la mitad es verduras, una cuarta parte es proteína y el otro cuarto carbohidratos.

Se recomiendan tres porciones de fruta. Es necesario, sigue Susana, un adecuado aporte de fibra con frutas y verduras.

Así que comerse un helado no está mal, o incluso una hamburguesa, si hay moderación, y si no es de todos los días. Igual, uno de los puntos es tratar de darle a la dieta variedad. La especialista Magnolia comenta que el problema del helado es cuando hay tres pisos, más salsas, más chocolate, más un montón de cosas. Igual con la hamburguesa, a la que se le aumentan las carnes, las salsas y las adiciones hasta terminar con un plato de 4.000 mil calorías. Vuélvase selectivo.

La doctora añade que ella no cree que haya que restringir todo el dulce, porque hay gente a la que le hace falta. Piense en algo pequeño, como una chocolatina, una galleta, en lugar de todo el paquete.

Por supuesto, las porciones varían según el grupo de edad.

Las harinas no tienen la culpa, no las quite

No satanice las harinas, que son necesarias. “Es equivocado decir que no voy a comer harinas porque ellas son la principal fuente de energía, la que nos brinda la glucosa”. Vuelve la idea: no se trata de restringir grupos de alimentos, es equilibrarlos.

Pasa igual con las grasas. La especialista agrega que no hay que pensar que son las malas del paseo. Las de origen vegetal (como la del aguacate) se pueden consumir, son buenas y necesarias.

Las dietas milagrosas, pero sin futuro

Para garantizar el peso funcionan los hábitos, no los milagros. Si piensa en bajar algunos kilos, la constancia y la disciplina son la receta. La magíster en Salud Pública cuenta que lo importante es mejorar los hábitos e introducirlos en el día a día. “No hay dietas perfectas”, y así como no se sube de peso en un solo día, tampoco se baja en 24 horas.

En ello coincide Susana, quien precisa que lo importante es aprender a alimentarse en el largo plazo.

Tenga en cuenta los requerimientos individuales, por eso la dieta que le hizo el nutricionista al vecino no le sirve a usted. Son diferentes.

¿Cuándo debe pedir cita con el especialista?

No hay que esperar a enfermarse para ir al médico. La nutricionista Susana comenta que desde la nutrición se pueden prevenir muchas enfermedades. Ir al doctor es conseguir información para las necesidades específicas.

También puede revisar su índice de masa corporal (divide el peso, por la altura al cuadrado) para ver si está dentro del rango saludable (18 a 24.9).

La doctora Magnolia precisa que incluso estando en él puede sentirse con kilos de más, pero quizá pueden ser otros factores, como grasa acumulada. Vaya al médico y no tome decisiones por sí solo, porque puede cometer errores que afectarán su metabolismo.

Alimentarse bien, depende de usted, y no olvide disfrutar, comer es delicioso.

Por: Magnolia Escobar y Susana Montoya. El Colombiano. 

Síguenos en Facebook

Agenda una cita

TelefonoPBX: 444 5700 - Tel.: 3172533
Celular312 767 55 81
MapaTorre Médica el Tesoro, consultorio 1228
Medellín - Colombia
 
Escribenos